GUARRAZAR

La increíble historia del mayor tesoro visigodo jamás encontrado

En una tarde de agosto de 1858, durante el reinado de Isabel II, una joven que volvía a Guadamur junto a sus padres desde Toledo, a causa de una necesidad mayor, observó que algo relucía en el suelo. Al comprobar lo que era, descubrió accidentalmente en una fosa el mayor tesoro visigodo jamás encontrado, escondido bajo tierra durante más de 1000 años a causa de la invasión musulmana. Este hallazgo daría comienzo a una apasionante historia. La familia lo ocultó en secreto rápidamente, sin saber que junto a esa fosa, había otra también repleta de tesoros. 

Un vecino del pueblo vio los hechos y descubrió el otro tesoro. Ambas familias, Morales y de la Cruz, fueron malvendiendo el tesoro en la capital toledana, hasta que llegó a los oídos de Adolfo de Heruart, un profesor militar francés. Junto a José Navarro, quien en su día fue joyero de la reina Isabel, compraron el tesoro a la familia Morales y lo llevaron a Francia, para vendérselo al gobierno galo. Al publicitarse la venta en la prensa francesa, empezó un conflicto institucional que amenazaría las relaciones internacionales entre España y Francia. 

El dolor infligido al orgullo patrio por la venta, causó una investigación nacional, que llevaría a J. Amador de los Ríos a realizar excavaciones arqueológicas en la zona, para descubrir que la “fiebre del oro” de los habitantes del pueblo había deteriorado gravemente el yacimiento.

La familia de la Cruz, avergonzada tras la polémica, le regaló a la reina Isabel lo que les quedaba del tesoro. El terrible destino de este regalo no acabaría ahí, ya que en 1921, fue robada una gran corona que estaba expuesta en el Palacio Real, causando una investigación policial que a día de hoy sigue sin resolverse, con el tesoro en paradero desconocido. 

La familia Morales, en cambio, escondió parte del tesoro en su seno familiar, y fue heredado generación tras generación hasta que durante la Guerra Civil, también fue robado. En 1941, el gobierno franquista conseguiría, gracias a la intervención de los nazis y la colaboración con el régimen de Vichy, el regreso del tesoro a nuestro país. No será hasta los últimos años cuando se rescate del olvido los hallazgos que tanto agredieron al orgullo de muchos, comenzando investigaciones científicas y arqueológicas que han revalorizado el tesoro. 

En 2014, durante un nuevo proyecto de investigación arqueológica, la alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, descubrió accidentalmente en la fuente de al lado del yacimiento, donde hace 160 años la familia Morales lavó el tesoro, un gran zafiro que perteneció a alguna corona.

En 2021, ochenta años después de su regreso a España, el tesoro sigue afectando a muchas vidas en los dos países y a todo el pueblo de Guadamur.